Bicentenario

IMG_4335.jpg
Paz y Bien!
Luego de un Trienio de preparación en comunión congregacional entre religiosas y laicos, la Congregación de las Franciscanas de Bonlanden inició, el 21 de febrero de 2024, el Año del Bicentenario por los 200 años del nacimiento de su fundador, el padre Faustino Mauricio Mennel (21-02-1824 / 21-02-2024).
A partir de los intercambios de ideas y sugerencias recogidas tanto en las Provincias Religiosas como en la jornada posterior al XVII Capítulo General y en las reuniones del Generalato, hemos iniciado el Año del Bicentenario en camino sinodal y en el marco de los jubileos franciscanos.
La apertura del Bicentenario se realizó el 21 de febrero con una hora santa dedicada a la adoración al Santísimo Sacramento en cada comunidad de la congregación, con la participación de religiosas y laicos.
La clausura del Bicentenario se estableció para el 8 de diciembre de 2024, fiesta solemne de la Inmaculada Concepción y día del 170º aniversario de la fundación de la congregación: Familia Franciscana de Bonlanden.
El programa de actividades y celebraciones se trabajó en cada Provincia, en la jornada posterior al XVII Capítulo General y en las reuniones del Generalato.
En camino sinodal y con la mirada puesta en Jesús, de la mano de María, como san Francisco y santa Clara, queriendo servir a los más vulnerables desde nuestro carisma franciscano-bonlandense, quisimos expresar en el logo del Bicentenario ese llamado del Señor:
-En tono amarillento, el fondo del logo nos muestra la silueta de la Iglesia y el Convento de Bonlanden, la casa matriz de la congregación.
El emblema congregacional se encuentra en el centro superior del logo: Cristo, nuestro centro y quien da sentido a nuestra vida y misión.
-A la izquierda, una fotografía original del Fundador, que fue realizada en Memmingen por J. Klotz.
-El lema es una invitación a la reflexión personal y comunitaria. Es un lema “abierto”, representado en los puntos suspensivos (Es el carisma de la institución: “Servir a Dios en espíritu y verdad”, Jn 4, 23-24.
En la crónica que el P. Faustino fue escribiendo hasta que la enfermedad se lo impidió, fue relatando cómo los problemas de la sociedad lo interpelaban en cuanto al abandono cultural de las jóvenes y fue plasmando un sueño, un deseo… Hoy ese carisma que recibió del Espíritu Santo es para nosotros gracia, don y tarea.
-El logo se completa con el número “200”  y las fechas.
-Las siluetas de colores simbolizan la “buena tierra” (Bonlanden).
Por el Equipo General y las Hermanas de la Congregación,
Hna. M. Graciela osf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *